Noticias

Información, novedades, metodología, estudios, herramientas, reflexiones... aquí encontrarás multitud de contenidos sobre el mundo del emprendimiento e intraemprendimiento, sobre las empresas de nueva creación, las startups y las spinoffs. Desde la inversión privada y la figura de los business angels hasta habilidades de los emprendedores tales como productividad, negociación, branding, marketing, finanazas o comunicación. 100% libre de grasa ¡Larga Vida a las Startups!

Tiempo estimado de lectura 5:45 minutos aprox.

Conocer el ADN de nuestra audiencia es crítico

La importancia de conocer el ADN y crear un hermoso recuerdo en nuestra audiencia

Hacer presentaciones no se limita única y exclusivamente a ponernos delante de nuestro software de creación de diapositivas y rellenar huecos con información disponible e imágenes bucólicas para la futura intervención, va mucho más allá.

Toda presentación debería:

  • Contener algo valioso que contar, perfectamente estructurado.
  • Tener unos diseños visuales (en caso necesario) que refuercen el mensaje y fomenten la comprensión y el recuerdo.
  • Transmitir la suficiente pasión y credibilidad necesaria para conectar con la audiencia y motivarla a hacer o dejar de hacer algo.

La mayoría de las presentaciones persiguen provocar un cambio en la audiencia, ya sea intelectual, emocional, de conducta, o todos a la vez. Si la presentación no aporta nada, no resuelve nada o no cambia nada, entonces ¿para qué molestarnos en presentar algo?

“El objetivo principal de toda presentación es generar un cambio en la audiencia”

Si bien toda presentación debe inspirar un cambio en la audiencia, cada presentación sirve a un objetivo concreto, entre ellos podemos destacar el de vender un producto o servicio, informar sobre un proceso o unos resultados, explicar un temario, convencer a un tribunal o a unos inversores privados, reclutar talento, solicitar ayuda, etc.

La importancia de conocer a la audiencia

Siempre que hagamos una presentación, nos dirigiremos a una u otra audiencia. Conocerla, más bien conocer su ADN es crítico para conectar y generar un hermoso recuerdo.

“Lo importante es la audiencia y no nosotros”

Es importante a la hora de definir los contenidos, la estructura, el soporte e incluso para preparar la mismísima exposición, que conozcamos perfectamente a la audiencia, que sepamos perfectamente para quien vamos a realizar la presentación.

Debemos amoldarnos al público en cada presentación, nuestro éxito depende en gran medida de nuestra capacidad de adaptarnos a las particularidades de la audiencia.

Deberíamos llegar a tal nivel de conocimiento que podríamos decir que conocemos el ADN de la nuestra audiencia.

Este conocimiento incluye saber por qué estarán en la sala, qué es lo que les motiva y cuáles son sus inquietudes y necesidades.

Además nos ayudará mucho saber cuántos y quiénes serán, qué saben sobre el tema e incluso conocer la actitud con la que vendrán a la sesión.

Tenemos que generar una gran conexión con la audiencia y ésta debe de ser a tres niveles:

  • Conexión intelectual: a menudo conocer el tema y tener experiencia nos hace caer en la maldición del conocimiento, que ocurre cuando sin darnos cuenta utilizamos expresiones y conceptos habituales para nosotros pero desconocidos para la audiencia. Nuestra exposición ha de ser completamente compresible para el tipo de audiencia si queremos conectar con ella.
  • Conexión emocional: Trasmitir nuestra pasión por la materia nos permite conectar con el auditorio, podemos hacerles sentir lo que nosotros sentimos.
  • Conexión ética: no puedes hablar de algo que no has experimentado, no existirá este tipo de conexión con el auditorio si intentas explicar situaciones que no has experimentado.

Una buena manera de conocer el ADN de la audiencia es preguntar a la organización, pedir correos y enviarles cuestionarios e incluso buscarlos en las redes sociales.

Trataremos de meternos en sus pieles y el día de la presentación es muy recomendable mezclarnos con ellos antes de la presentación para empezar a generar la conexión.

A la hora de exponer tenemos que concentrarnos en los beneficios de nuestro mensaje para la audiencia, para la audiencia que está justo delante de nosotros en ese momento, justo para las personas que han tenido a bien el dedicarnos parte de su preciado tiempo.

Nunca podemos permitirnos el lujo de que se vayan con la impresión de que han perdido el tiempo. Nuestra presentación habrá sido un fracaso total y absoluto.

“No puedes dar algo que no tienes, no puedes contar algo que no conoces, no puedes compartir algo que no sientes”         – Jonh C. Maxwell

Conecta y genera un hermoso recuerdo my friend ;)

Comunidad ¡Larga Vida!

(recibe material extra)

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Pedro Bisbal Todos los derechos reservados / Política de privacidad